Pobreza en Biobío llega a un 47,5%, según estudio de la Fundación SOL

Publicado en Diario Concepción el 17 de agosto 2021

La investigación identifica la cantidad de personas en esta situación socio económica al considerar exclusivamente los ingresos del mundo del trabajo.

“La pobreza del modelo” chileno: La insuficiencia de los ingresos del trabajo y las pensiones”, es el nombre del último estudio de Fundación Sol que da cuenta del avance de la pobreza en pandemia, y que muestra cifras mucho más altas que las oficiales, y donde Biobío aparece como una de las cinco más complicadas al respecto.

La micro simulación basada en los datos de Casen en Pandemia 2020, confirma la hipótesis de que la pobreza en Chile al considerar los ingresos del mundo del trabajo, “supera con creces” al indicador oficialmente divulgado. Para el caso de las mujeres, la pobreza pasa de un 11 % a un 42,2 % mientras que en los hombres, de un 10,6 % a un 37,3 %. En el total, la pobreza pasa de un 10,8 % a un 39,9 %.

Y en Biobío, ésta llega al 47,5%.

“Esta investigación identifica la cantidad de personas en situación de pobreza al considerar exclusivamente los ingresos del mundo del trabajo (ingresos laborales y pensiones contributivas). Se trata de una medición más exigente a la utilizada por el Ministerio de Desarrollo Social y Familia y que busca evaluar la suficiencia de los ingresos del trabajo y de las pensiones para la superación de la pobreza. Si se parte del supuesto de que los salarios y pensiones son bajas en Chile, es esperable que la pobreza laboral o aquella calculada con los ingresos del trabajo y las pensiones sea alta”, explicó uno de los realizadores del estudio, Marco Kremerman.

Pobreza según fuentes de ingreso

Al modificar el criterio de identificación de las personas en situación de pobreza desde una medición basada en ingresos totales a una basada en ingresos que provienen del mercado del trabajo, lo natural, sostuvo el investigador, (matemáticamente lógico) es que aumente la tasa de pobreza. ¿En qué magnitud?

“Se puede observar que mientras la pobreza oficial (calculada en base a la totalidad de los ingresos disponibles e imputados) en Chile alcanza a un 10,8 % de la población, al no considerar los subsidios y transferencias que entrega el Estado, sube a 17,4 %. Adicionalmente, si tampoco se considerara el alquiler imputado, la pobreza asciende a 33%, vale decir, 1 de cada 3 personas que viven en Chile no cuenta con los ingresos autónomos para superar la línea de la pobreza respectiva”.

Respecto al estudio, el economista de la UdeC, Claudio Parés, sostuvo que la disponibilidad creciente de información es un insumo fundamental para avanzar en la comprensión del fenómeno de la pobreza. Sin embargo, dijo, es complejo usar la nueva información para cambiar el estándar con el que medimos pobreza.

“Si comenzamos a cambiar la vara con la que medimos el problema, no lo resolveremos nunca. Necesitamos ser consistentes en una medida e ir afinando nuestra lectura de los datos,. Evidentemente, esos cambios harán que la medida de pobreza aumente y mostrarán que el mercado laboral es precario y que es caro alimentarse bien”.