"La influencia china en alza": Chile es el país del Cono Sur con el mayor flujo de inversión proveniente del gigante asiático

Publicado en El Mostrador el 06/04/2022

Imagen: ChinaDaily

De acuerdo al informe "Inversiones de China en el Cono Sur de América Latina" 2022, el gigante asiático, como país de origen y destino, representó un 37,2 % de las exportaciones y un 27,3 % de las importaciones chilenas, dado que el 2021 se alcanzó un 111 % en el acervo de Inversión Extranjera Directa (IED) en relación con el PIB, ubicando así a Chile como uno de los países de la zona que mayor influencia ha tenido en sectores económicos como el energético, minero, de alimento, infraestructura, etc., desde China.

De acuerdo al informe "Inversiones de China en el Cono Sur de América Latina", se ubicó a Chile como el país con mayor flujo de Inversión Extranjera Directa (IED) proveniente del gigante asiático, en áreas de desarrollo de proyectos en los ámbitos energético, de infraestructura, telecomunicaciones, de alimento y, recientemente, el sector financiero.

Actualmente, China es uno de los socios comerciales de mayor importancia para los países del Cono Sur de América Latina, tanto en términos de las importaciones de mercancías manufacturadas y tecnologías, como en cuanto a la exportación de materias primas.

Según dicho estudio, elaborado por la Fundación SOL, como país de origen y destino, China representó un 37,2 % de las exportaciones y un 27,3 % de las importaciones chilenas, dado que el 2021 se alcanzó un 111 % en el acervo de Inversión Extranjera Directa (IED) en relación con el PIB.

De este modo, Chile es el país del Cono Sur con mayor grado de apertura comercial y con un temprano proceso de privatización de empresas estatales (durante los 80), por lo que "es el que más inversión extranjera directa recibe en relación al PIB, y al mismo tiempo, tiene el mayor volumen de inversión en términos absolutos", señaló el documento.

En el caso de nuestro país, el año pasado se produjo una entrada "inédita de IED" proveniente del gigante asiático. En los primeros 6 meses de 2021, la IED de China ascendió a US$5.500 millones.

No obstante, la inversión directa de empresas de propiedad china representa una fracción pequeña del total de Inversión Extranjera Directa que recibe Chile. De acuerdo a datos del Banco Central, China representó en 2020 solo un 0,8 % del stock de inversión directa desde el exterior, por un total de US$1.651 millones, muy lejos de Canadá (15,4 %) y EE.UU. (14,6 %), los que lideraron el listado.

"A pesar de su magnitud aún pequeña, la influencia china viene al alza. En Chile se observa una clara predilección por el sector energético, representando el 54 % del monto total de inversiones del periodo, por un total de US$9.593 millones. Las inversiones más grandes fueron realizadas por la empresa State Grid Corporation of China (SGCC) al adquirir CGE y Chilquinta por US$3.000 y US$2.230, respectivamente", informó el estudio.

En Chile, el segundo sector en cuanto a concentración de inversiones es el minero, por US$6.726 millones, el 38 % del total. El sector alimentario suma US$1.065 millones en inversiones y representa un 6 % del total.

Las 3 empresas inversoras más relevantes en el caso de Chile corresponden a: State Grid Corporation of China (Chilquinta Energía y Compañía General de Electricidad) con US$5.230 millones, Tianqi Lithium Corp (SQM) con US$4.275,6 millones y Shunde Rixin and Minmetals con US$ 1.900 millones.

China y la tecnología 2020-2025

Por su parte, para mejorar sus relaciones comerciales, desde 1953, China ha formulado e implementado los planes quinquenales como herramienta de desarrollo interno e inserción internacional, y uno de sus objetivos se enfocará en el fomento del desarrollo tecnológico, la autosuficiencia e innovación.

En el plano internacional y en su vínculo con el Cono Sur –para los años 2020 a 2025–, un aspecto relevante del plan es que se proyectó transformar los procesos de intercambio en la economía mundial, profundizando la construcción de bases para la transformación del comercio exterior, con aduanas especiales, plataformas de promoción de intercambio y servicios de marketing internacional; promoviendo el desarrollo del e-commerce a través de las fronteras, la construcción de bodegas en el extranjero y "asegurando el buen funcionamiento de las cadenas de producción y suministro de la producción para el comercio internacional".

"Se plantea incrementar las cadenas productivas de servicios a nivel internacional, acelerando el desarrollo global de industrias de servicios como las finanzas, consultoría, contabilidad y legislación, para así empujar los productos chinos, servicios, tecnologías, marcas y estándares a un nivel global".

En tal sentido, "se promoverá la apertura de la banca, los seguros, el intercambio de valores (securities), fondos (funds) y otros sectores financieros, aumentando la interconexión entre los mercados de capitales domésticos y extranjeros", consignó el informe.

Este conjunto de servicios, como las finanzas, jugarían un rol importante en una expansión internacional que se orienta a "promover la liberalización del comercio y facilitación del intercambio; profundizando la apertura de las mercancías, pero también de los flujos de los factores productivos (como los commodities). Pero no solo las finanzas, sino también, el uso de la información y herramientas digitales".

En esa línea, "se plantea implementar acciones para migrar a la nube, uso de herramientas digitales y habilitación de la inteligencia, promoviendo transformaciones coordinadas a partir de datos en toda la cadena productiva. Para estos efectos se plantea la construcción de plataformas de internet industriales a nivel internacional, promoviendo el establecimiento de centros de transformación digital en industrias y regiones clave".