Estudio sobre la clase trabajadora en Chile: Más de dos millones tienen problemas de desempleo total, parcial o potencial

Publicado en Resumen el 02/09/2022

El estudio realizado por la Fundación SOL llamado Informe Mensual de Calidad del Empleo (IMCE), mide una serie de caracterizaciones en distintos aspectos del trabajo en Chile, establece que más de dos millones de personas se encuentran en situación de desempleo total, parcial o en riesgo de padecerlo, además que el 28,1% de las mujeres ocupadas tiene un empleo informal y el 16,1% trabaja de forma «externalizada». Por Macarena Montes. 

La Fundación SOL realiza este IMCE desde hace 10 años en base a la Encuesta Nacional de Empleo (ENE), que aborda de manera multidimensional los datos del mundo del trabajo.

Durante el último trimestre (mayo-julio de 2022) continúa el estancamiento de la recuperación del empleo, luego de la crisis asociada a la pandemia, pues aún no es posible recuperar los niveles previos a la llegada del Covid-19, marcando un periodo de tres años deterioro de tres años en materia de empleo.

En comparación al trimestre mayo-julio de 2019, actualmente existen menos personas ocupadas (-60.727), y más personas desempleadas (33.523). La inactividad ha aumentado en casi 731 mil personas en relación al momento previo a la pandemia (AMJ2019) y la población económicamente activa se ha reducido en más de 27 mil personas, que han dejado de trabajar remuneradamente o buscar un empleo en los últimos 3 años.

El 43,9% del empleo recuperado desde el peor momento de la pandemia es empleo informal, que no permite proyectar una recuperación sólida del empleo y una mejora en los indicadores de calidad que afectan estructuralmente al mundo del trabajo en Chile.

Persisten los problemas estructurales de calidad del empleo. Solo el 28,8% de las personas ocupadas tienen un empleo protegido, siendo relevantes tanto la informalidad (26,6%), como la inserción endeble (44,6%).

El estudio además entrega información actualizada sobre la calidad del empleo en cuanto a género:

"De acuerdo a los últimos datos disponibles, el 28,1% de las mujeres ocupadas tiene un empleo informal, para los hombres, la informalidad es menor, abarcando un 25,6% de los ocupados" afirmó Benjamín Sáez, investigador de Fundación SOL y autor del Informe.

En cuanto a la calidad del empleo, desde Fundación SOL señalan que el 16% de las personas ocupadas se encuentran contratadas de forma externa (subcontrato, suministro o enganche). El 26,6% de las y los ocupados tiene un empleo informal y el 44,6% de la fuerza de trabajo presenta una inserción endeble, es decir, no es informal, pero tampoco está totalmente cubierta por las disposiciones legales y prácticas de protección del empleo. Sólo el 28,8% del total de personas ocupadas tiene un empleo protegido, en otras palabras, un empleo que cumple con las disposiciones formales.

El informe también entrega una panorámica con las regiones que han tenido un mayor impacto de la externalización, vale decir, subcontrato, enganche y suministro, superando el promedio nacional (16%), estos territorios son; Atacama con un 23,4%, Biobìo 20,9% y Antofagasta con 20,7%. En la región Metropolitana, en cambio, sólo se observa un 7,6% de personas ocupadas con este tipo de modalidades.

Revisa el estudio completo en el siguiente enlace: Informe Mensual de Calidad del Empleo (IMCE)